A todos mis hijos

Queridos humanos:

Su existencia me llena de alegría. Sus ojos, sus oídos, su boca, su cabello, su piel, su cuerpo entero son magníficos para mí. Cada uno de ustedes, es una creación perfecta a mi parecer. Con amor los hice. Con amor los he cuidado desde el momento de su concepción hasta hoy.

Yo soy ustedes y ustedes son yo. Por lo tanto, están unidos a mí y a todo lo que existe. Cualquier cosa que sus sentidos físicos pueden percibir está hecho de mí. Siempre he estado presente en sus vidas, pues viven en mí y yo vivo en ustedes.

Ya no se sientan tristes, ni solos. Ya no tengan miedo. Porque yo los cuido, yo los protejo. Yo les proveo de todo lo que necesitan para vivir. Como el aire, la comida, el sol, la tierra, los frutos, etc. Esta es su casa y yo soy su madre.

Cierra los ojos y siente mi amor, deja que te lleve hasta ese lugar de grandeza en donde todo es posible. Estás a salvo, estás en casa.

Atte. El planeta en donde vives.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¡Hola! ¿Cómo puedo ayudarte?